La invitada perfecta

La eterna pregunta que nos hacemos cada mañana pero que cuando se trata de asistir a una boda adquiere relevancia.

¿ Qué me pongo?

Supone una complicación tanto para hombres como para mujeres; Aunque es verdad que los hombres son los que menos complicado lo tienen, también deben estar pendientes de algunas notoriedades que requiera el enlace; como lo es la etiqueta, en dicho caso deberían acudir de chaqué o de lo contrario si el enlace no precisa de dicha etiqueta con un traje oscuro irían perfectos para la ocasión.
En el caso de las mujeres, la etiqueta, requiere de una mayor atención ya que se deben tener en cuenta diferentes aspectos como la edad, la hora del día en el que se va a celebrar el enlace y la época del año.
Desde Fuente la Reina os damos algunas claves para acertar en vuestro vestuario y conseguir ser la invitada perfecta respetando el protocolo.
  • Debemos partir de la información que nos facilita la invitación de boda. Si va acompañada de una nota de protocolo en la que se determine la etiqueta ya tenéis una de las claves más importantes; ya que os tendréis que ceñir al protocolo de vestuario que solicitan los novios.
  • Conociendo el entorno donde se celebra la ceremonia, bien sea civil o religiosa, de ello dependerá el tipo de escote, los hombros descubiertos o incluso el calzado; recordando que un enlace acompañado de una ceremonia religiosa significa acudir a un lugar de culto y se requiere un respeto y una cierta “moderación” en el vestuario.
  • El horario es muy importante para determinar los colores que podremos escoger; un enlace que se celebre por la mañana requiere de colores más claros (nunca de la gama de los blancos, dicha gama de colores le pertenece a la novia, es su gran día), un enlace que se celebre a última hora de la mañana nos permite optar por colores más oscuros, aunque nunca debería ser el negro porque está considerado de luto; el azul marino podría ser una buena opción. Por la noche las opciones se amplían, nos podemos permitir escoger diferentes tejidos, colores y texturas más sofisticadas.
    • Conocer el horario nos ayudará también a saber la medida del vestido. Sabemos que siempre nos parece más elegante el vestido largo para acudir a una boda, pero hay que tener en cuenta que el protocolo nos dicta que los enlaces celebrados de día únicamente permiten vestidos cortos, dos-tres cm por encima de la rodilla, nunca deberían ser más cortos. No obstante, es bastante habitual coincidir con invitadas de largo durante enlaces diurnos, cada uno es libre de hacer su propia elección, aunque si que se permite ir de largo como excepción dentro del protocolo de la etiqueta en bodas de día a la madrina y amigas intimas de la novia a petición de esta.
  • La época del año en la que tenga lugar la boda será otra de las piezas clave para acertar en tu estilismo; para verano podremos optar por tejidos más sedosos y de gasa, mientras que en invierno los tejidos se convierten más gruesos y armados para protegernos del frío.
  • Hay que recordar que sois invitadas, que nuestro vestuario debe de ser discreto y comedido. No podemos eclipsar a los novios en su gran día con estilismos “peculiares” o muy llamativos. De ahí la importancia de conocer la etiqueta para asistir a una boda.
  • Si no encontráis una etiqueta definida en la invitación no os alarméis, siguiendo los puntos anteriores  lograréis ser la invitada perfecta.
#MasíaFuenteLaReina #DondeSeUnenLosCaminos #NoDeberíaSerUnDíaCuaqluiera